Me hicieron inmortal en 2051, fui una historia de felicidad después de unos cinco mil fracasos. Además, fui el único; después empezó la guerra, vino la pobreza y no se pudo hacer otro inmortal.

Habité nueve planetas además de la Tierra. Con los seres humanos estuve en los primeros dos, luego en los próximos seis viví junto a los clan, la especie a la cual evolucionamos. Yo era el único homo sapiens entre ellos, todo un evento. Después, en otro planeta viví solo. Toda forma de vida está extinta. Tenía la esperanza de morir, pero yo no sabía que tan inmortal era.

Lo peor es que hay la certeza de otro mundo después de la vida, se llegó a comprobar tangiblemente. Un lugar formidable, por cierto. Y yo me quedé solo en esta parte de la humanidad. Lo he visto todo, pero no tengo a quien contarle nada. No sabía que ser inmortal era tan solitario. Tal vez un día, alguna civilización o alguna una barbarie me encuentren.

Josué R. Álvarez

Te puede interesar

Del día de las plumas

Hay cuentos que nos dejan una impresión tan fuerte, que se quedan para siempre con nosotros. Afectan tanto nuestras vidas que influyen en nuestros gustos o nuestros miedos. A mí me pasó con Quiroga. Cuando me casé, mi esposa y yo adquirimos varios artículos, entre ellos unos sillones. Como regalo venía una pequeña almohada, la […]

Una amiga verde: humano para que nos duela

No es extraño que por esta época surja literatura comprometida con el medio ambiente, sobre todo si está dirigida a menores. Una amiga verde, de Lizzi Bustillo, es una propuesta narrativa que está construida justamente sobre la idea de cuidar nuestro planeta. Orquídea, Pino, Maya (la guacamaya) —todos símbolos patrios de Honduras— y la señora […]