Me hicieron inmortal en 2051, fui una historia de felicidad después de unos cinco mil fracasos. Además, fui el único; después empezó la guerra, vino la pobreza y no se pudo hacer otro inmortal.

Habité nueve planetas además de la Tierra. Con los seres humanos estuve en los primeros dos, luego en los próximos seis viví junto a los clan, la especie a la cual evolucionamos. Yo era el único homo sapiens entre ellos, todo un evento. Después, en otro planeta viví solo. Toda forma de vida está extinta. Tenía la esperanza de morir, pero yo no sabía que tan inmortal era.

Lo peor es que hay la certeza de otro mundo después de la vida, se llegó a comprobar tangiblemente. Un lugar formidable, por cierto. Y yo me quedé solo en esta parte de la humanidad. Lo he visto todo, pero no tengo a quien contarle nada. No sabía que ser inmortal era tan solitario. Tal vez un día, alguna civilización o alguna una barbarie me encuentren.

Josué R. Álvarez

Te puede interesar

«Presencia de la ausencia»: desde la oposición al complemento

Presencia de la ausencia (2004) de Santos Paulino Escalante, es una colección de poemas fundamentalmente amorosos pero que hacia el final del libro van tonándose más metafísicos, y como su nombre lo indica, hay en el libro un dejo de tristeza y nostalgia. En efecto, el nombre del poemario, que más o menos encarna su…

Burocracia

¿De quien hablo cuando hablo de ella?, ¿de una orden estricta y perversa?, ¿de una mantícora nunca conversa?, ¿o de un cielo despojado de estrellas? .. Tenaz señora, que nos firma y sella un triste poema sin ritmo que versa de un camino cruel que todo le adversa porque es sin alma y sin epopeya.…

De yakuza a amo de casa: reflexiones (de la temporada 1)

Lo que no es De yakuza a amo de casa, podría parecer a simple vista dos cosas: primero, una típica serie que se aprovecha de una situación ridícula para hacer algo de comedia, en este caso un mafioso ocupándose de los quehaceres de una casa; en segundo lugar, podría pensarse que se trata nada más…