Escribí, hace tiempo, un cuento donde hay una burbuja de jabón que habita en algún sitio de algún universo donde los segundos son larguísimos. Un minuto, por ejemplo, dura lo que para nosotros son años.

Unos ojos la vieron nacer, y se enamoraron locamente de ella  —bueno, francamente es la única forma de enamorarse—, pero su amor consistía en la contemplación, porque al primer contacto ella moriría.

Algunos nanosegundos la burbuja y los ojos enamorados coquetearon, ella se ponía multicolor, y ellos se dilataban sin reparo. La burbuja unía sus átomos y controlaba su oxígeno para vivir más, y así pasaron varios segundos.

Hasta que un día ella decidió morir en su primer y único beso de amor.

Josué R. Álvarez

Un día de 2015

«Presencia de la ausencia»: desde la oposición al complemento

Presencia de la ausencia (2004) de Santos Paulino Escalante, es una colección de poemas fundamentalmente amorosos pero que hacia el final del libro van tonándose más metafísicos, y como su nombre lo indica, hay en el libro un dejo de tristeza y nostalgia. En efecto, el nombre del poemario, que más o menos encarna su…

Burocracia

¿De quien hablo cuando hablo de ella?, ¿de una orden estricta y perversa?, ¿de una mantícora nunca conversa?, ¿o de un cielo despojado de estrellas? .. Tenaz señora, que nos firma y sella un triste poema sin ritmo que versa de un camino cruel que todo le adversa porque es sin alma y sin epopeya.…

De yakuza a amo de casa: reflexiones (de la temporada 1)

Lo que no es De yakuza a amo de casa, podría parecer a simple vista dos cosas: primero, una típica serie que se aprovecha de una situación ridícula para hacer algo de comedia, en este caso un mafioso ocupándose de los quehaceres de una casa; en segundo lugar, podría pensarse que se trata nada más…