Ha parido la muerte a su crío

entre cantos de vida materna,

lo arrullado con su voz eterna

lo ha cubierto celosa del frío.

.

El aliento de muerte sombrío

ha sentido el crío de  inferna

y tendrá de su madre, no tierna,

la sentencia de luctuosa en el río.  

.

Si no hay madre que a su hijo hiera

ni siquiera que lo haga llorar,

dime muerte y seme sincera

.

si tu prole te ha de encontrar,

si al hallarlo  tu muerte prefieras

si al hallarte  lo has de matar.

.

Josué R. Álvarez

J