A pesar de que Salvador Madrid insiste en el prólogo del poemario Mientras la sombra, en que no hay un hilo conductor, y que se trata más bien de un libro de carácter fragmentario, sí es posible identificar algunos elementos unitarios. Estos se van forjando por repetición, por acumulación o por la transformación propia de los elementos.

La ceniza, una que —en un oxímoron— es capaz de la luz, aparece en los primeros poemas. En Ordenanza del caído, se dice: El mar está lejos de este imperio que la ceniza ilumina (pág. 18), y en Desde los escombros, se propone: Alguien incinera su llanto / para iluminar un reino entre jardines anclado (pág. 25). Las cenizas a veces solo se imaginan: No hay un país / solo una tierra / unida al cielo por las humaredas (pág. 26). Esta figura vuelve a aparecer en Sueña sed: Una tierra fue mía, antes. / Hoy poseo el jirón de su ceniza (pág. 29). Y después de todo, las cenizas son vistas más como pasado que como presente, porque lo valioso para la humanidad es el elemento anterior a ellas: la madera, el papel o el bosque.

Photo by Dexter Fernandes on Pexels.com

La iluminación ceniza conseguida a través de ese planteamiento, acaso irónico, no está sola. Hay más luz, a veces capaz de la ceguera, a veces —por hermosa— incapaz de ella: Un traje de polen para endulzar esta luz / demasiado hermosa para la ceguera (pág. 15).

El amor, los vestigios y las heridas evidencian su relación en el poema Cábala, sin embargo, están presentes de unas formas a veces más sutiles y a veces más descaradas en el poemario, antes y después. Con palabras está forjada la gloria / el amor con vestigios (pág. 19), es decir, que en el discurso lírico de Madrid, no se ama el presente, sino lo que fue o lo que se ha construido. De ahí quizá la insistencia en la herida y en el rasguño, que son al fin y al cabo solo rastros o marcas de la acción pasada: No deseo vivir en paz, lejos. / Aquí está el filo de la herida que me inventa (pág. 39). Recuerdan estas referencias a la idea de que el amor es un a pesa de… Mientras la sombra, planeta un gusto humano por la nostalgia.

A partir de Confines, el poemario trabaja la idea de país. Aunque a sus costas llegamos en el alba, / no es el país de la infancia, ni de los sueños / es el lugar de una oculta expulsión (pág. 27), y en medio de ese colectivo aparece el individuo, entendiéndose pobre y pequeño, aún ante lo ya pobre y pequeño: Los caminos serían igual de polvorientos / sin mis pasos (pág. 28). En Relación del solitario se afirma: Yo era un murmullo más en aquel  mundo (pág. 31). Esta idea también se expresa en los versos: El polvo no perdona nuestra ambición / de ser eternos como él (pág. 28). Parece que Madrid nos dijera pasajeros, efímeros, dentro de un mundo igualmente pasajero y efímero, pero tal vez un poco menos.

Los últimos poemas del libro, que bien podríamos llamar una segunda parte, tienen un lenguaje poético distinto a los primeros. Son versos que transmiten una experiencia más viva. Efímera, Tesis sobre los ángeles, Dos veces el invierno y Crónica sin cometa, se perciben no más honestos, no más reales, pero sí con una experiencia de vida más de carne y hueso.

Mientras la sombras, es un poemario que recuerda a Sísifo y a Camus.  Porque a pesar de que somos fuegos condenados a la ceniza seguimos ardiendo.

Josué R. Álvarez

«Presencia de la ausencia»: desde la oposición al complemento

Presencia de la ausencia (2004) de Santos Paulino Escalante, es una colección de poemas fundamentalmente amorosos pero que hacia el final del libro van tonándose más metafísicos, y como su nombre lo indica, hay en el libro un dejo de tristeza y nostalgia. En efecto, el nombre del poemario, que más o menos encarna su…

Burocracia

¿De quien hablo cuando hablo de ella?, ¿de una orden estricta y perversa?, ¿de una mantícora nunca conversa?, ¿o de un cielo despojado de estrellas? .. Tenaz señora, que nos firma y sella un triste poema sin ritmo que versa de un camino cruel que todo le adversa porque es sin alma y sin epopeya.…

De yakuza a amo de casa: reflexiones (de la temporada 1)

Lo que no es De yakuza a amo de casa, podría parecer a simple vista dos cosas: primero, una típica serie que se aprovecha de una situación ridícula para hacer algo de comedia, en este caso un mafioso ocupándose de los quehaceres de una casa; en segundo lugar, podría pensarse que se trata nada más…