Hace poco me encontré con un libro infantil de poemas escrito por Antonio Rubio, llamado Versos vegetales (2001). Es lo que promete, un libro que explora a través de divertidos versos todas las posibilidades vegetales: plantas, flores, frutas, árboles, verduras y demás elementos relacionados.

Utiliza un método de construcción lírica que es tan simple que generalmente pasa desapercibido. Cada poema generalmente se concentra en un aspecto distinto de lo vegetal, las especias, los árboles, por ejemplo. Se hace una lista de diferentes ejemplares de lo tratado, y luego se empareja con elemento que rime con ella. Pomelo / para tu pelo // Regaliz / para tu nariz… (pág. 60). Es capaz, de esta manera, de contar historias, hacer canciones, proponer adivinanzas, etcétera.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Es necesario aclarar que es un texto muy rico en sus recursos, además de que goza de unas ilustraciones magníficas. Es una excelente manera de introducir a los niños a la botánica y de generar una conciencia lírica.

Estos recursos le permiten a los niños madurar la asociación por campos semánticos, de esta manera explorar nuevas palabras paras nuevas realidades y relacionarlas graciosamente con otras proximidades ya sea fonéticas, semánticas, contextuales o reales.

Josué R. Álvarez

«Presencia de la ausencia»: desde la oposición al complemento

Presencia de la ausencia (2004) de Santos Paulino Escalante, es una colección de poemas fundamentalmente amorosos pero que hacia el final del libro van tonándose más metafísicos, y como su nombre lo indica, hay en el libro un dejo de tristeza y nostalgia. En efecto, el nombre del poemario, que más o menos encarna su…

Burocracia

¿De quien hablo cuando hablo de ella?, ¿de una orden estricta y perversa?, ¿de una mantícora nunca conversa?, ¿o de un cielo despojado de estrellas? .. Tenaz señora, que nos firma y sella un triste poema sin ritmo que versa de un camino cruel que todo le adversa porque es sin alma y sin epopeya.…

De yakuza a amo de casa: reflexiones (de la temporada 1)

Lo que no es De yakuza a amo de casa, podría parecer a simple vista dos cosas: primero, una típica serie que se aprovecha de una situación ridícula para hacer algo de comedia, en este caso un mafioso ocupándose de los quehaceres de una casa; en segundo lugar, podría pensarse que se trata nada más…