Amo y señor del río y del valle.

Corona imposible de la corona,

bajo tu sombra la par se hace nona,

una heroica orden calza tu talle.

Mando de la paciencia y el detalle.

Vivo cedro que en su postura pregona

gentil  el triunfo que raudo se entrona

en la roca estatua y la digna calle.

¿Tu alma conversa juzgar quién podría?,

si tu patria absoluta fue la paz.

Mezquino será que aquello que un día

defendiste soberano y audaz

no se recuerde como osadía

y lo consuma un olvido voraz.

….

Josué R. Álvarez

8 de noviembre de 2021

Entradas similares

  • Copán Galel
    Te miro y al mirarte dos jaguares se proyectan en tu sombra […]
  • Primer desencuentro
    Dejando estabas nubes a tu paso, sabías volar y otras maravillas, salió […]
  • Polvo eres
    Este polvo que fuimos y será polvo de sal, de luz, de […]
  • Benito (a falta de su nombre)
    En tu nombre castizo algo nos falta: los sonidos de una lengua […]
  • Bares mínimos
    Qué mínimo detalle de la lengua que solo por un rasgo del […]