¿En qué momento?, esa es la reacción que se tiene  cuando se aprecia en la pantalla a Mateus con un arma apuntando a sus compañeros. Pero la reacción, a pesar de todo, no está llena de sorpresa. Alexandre Moratto nos ha llevado lentamente hacia ese momento, y casi sin darnos cuenta.

Mateus ha llegado a Sao Pablo con otros tres hombres para trabajar en una chatarrera, de la que se vuelven prisioneros. ¡Cómo estremece recordar, una vez vista la película, cuando Mateus le pide a Luca (su jefe) un contrato de trabajo!

Desde el punto de vista del contenido, la película brasileña relata algunos puntos poco enfocados en la trata de personas y la esclavitud. Intenta despojarse —misión ultra difícil— del maniqueísmo, que es ya una zona común en este tipo de filmes. Los verdugos, ¿cómo llegaron a ser lo que son? Sin justificarlos, Moratto nos muestra, a través de Mateus, que se trata de un camino de salvación. Mateus intenta salvarse y salvar a los suyos, y emprende un proyecto que termina por transfigurarlo de víctima a victimario. Es un espejo a destiempo de Luca.

Ese arte narratológico de transfigurar está, a mi juicio, muy bien logrado. Son pequeños detalles que nos van adelantando y a la vez atrasando en las ideas que surgen. Y repasamos: mintió en la inspectoría del trabajo, persiguió a uno de sus compañeros, los pudo liberar y solo les llevó comida.

Para el espectador no es sencillo, no es tan fácil ver a Mateus de fiesta con Luca, no es tan fácil verlo perseguir un a prisionero y casi ahorcarlo, y para él tampoco. Porque Mateus está confundido, no sabe muy bien por qué lo hace, y los espectadores lo acompañan en ese sentimiento. Quizá se trate de un sistema demasiado podrido y él es solo una víctima, o quizá sea víctima y victimario a la vez. ¿Alguien demasiado obediente? ¿Demasiado cobarde? ¿Alguien demasiado correcto como para romper las reglas, incluso del verdugo? El final parece más claro, pero aún en la última escena duda, y como toda buena historia nos queda terminarla en nuestras cabezas.

7 prisioneros es de esas historias que nos dejan una duda para siempre. Por lo demás, es una películas que no destaca ni por su estructura, ni por sus actuaciones, ni por su estética gráfica.

Josué R. Álvarez

Te puede interesar

«Berta soy yo»: esperar lo inesperado

Creo que uno de los principales retos del documental «Berta soy yo», fue que su historia ampliamente conocida por Honduras e incluso la comunidad internacional; además de que es un hecho relativamente reciente. Quizá solo los que hace unos años estaban muy pequeños desconocen lo sucedido con Berta Cáceres. Sin embargo, Katia Lara, realiza a […]

¡Nope!: más de un relato

En una oración: ha sido una grata sorpresa. Nope, es una obra más sofisticada de lo que parece. Su principal mérito es el paralelismo y la manera en que se engranan los elementos que la componen. Se nos cuenta que una pareja de hermanos que han heredado el negocio familiar de amaestramiento de animales para […]

El piano: el corazón primero requiere placer

Argumento En 1993 se estrenó El piano, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, dirigida por Jane Campion, directora también de El poder del perro (2022). En esta obra se nos cuenta la historia de un piano y el impacto que tuvo en la vida de Ada. Todo comienza en la […]

El «momentum» en Ford versus Ferrari

Hermoso sonido el de esos motores, ¿cierto? No quiero referirme a toda la película, sino a un momento en específico. Cuando Ken Miles (Christian Bale) alcanza la velocidad máxima, y solo está él y el silencio. Ese es el «momentum», cuando nada más importa, ni los riesgos, ni lo que estuvo antes, ni lo que […]

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.