Lo que no es

De yakuza a amo de casa, podría parecer a simple vista dos cosas: primero, una típica serie que se aprovecha de una situación ridícula para hacer algo de comedia, en este caso un mafioso ocupándose de los quehaceres de una casa; en segundo lugar, podría pensarse que se trata nada más de una serie que busca quedar bien con los movimientos feministas por poner a un hombre deconstruido y repensado a hacer actividades que se han pensado a través de los años para las mujeres. Pero no es esto, de ninguna manera.

Lo que es

Visto lo anterior, De yakuza a amo de casa muestra a Seiyu, un personaje entrañable, junto a su esposa, que intenta, con bastante éxito, alejarse diametralmente de su vida anterior, con una actividad lo suficientemente envolvente y desgastante: ser amo de casa. Eso sí, puede llegar a ser inspirador para muchos hombres (yo me incluyo en ello). Como es normal en un show para la televisión, hace que las actividades más simples sean interesantes. Además, poco a poco, y sin flashbacks se va descubriendo al personaje.

Prejuicios

Los prejuicios están presentes en una doble vía. El más evidente se da cuando las personas le temen a Seiyu solo por su apariencia, aunque sea un buen tipo, aunque esté “reformado” en cada capítulo se nota el temor que le tienen las personas. Es normal que haya prejuicios, y claro, hay que entender el contexto, pero, aunque las escenas sean graciosas delatan de cierto modo nuestra manera de actuar. En un segundo plano, más allá de lo que pueda asustar un tipo vestido de mafioso en una tienda, es que no es tan normal, según ciertos prejuicios, ver hombres en determinados sitios, como un supermercado o comprando un DVD de una artista muy femenina, solo aparentemente femenina.

Estructura

En este punto de la reflexión, mencionaré un aspecto técnico. Cada capítulo de la serie está dividido en episodios, pequeñas escenas que nos van delatando generalidades y particularidades de los personajes. Es una propuesta arriesgada, al igual que el tipo de animación, pero logra que se tenga más, aunque más de alguno pudiera llegar a pensar que se obtiene menos. Además, de que le da mucho dinamismo.

El juego de la ambigüedad

Funciona muy bien que se anfibologicen situaciones como usar cuchillos para cocinar en lugar de matar, sembrar plantas como albahaca y que se piense que es marihuana o aparecer manchado de sangre, por cocinar y no por haber herido a una persona. No aburren, siempre parecen situaciones frescas.

Que los animales hablen… (wow)

Esa estructura de pequeños episodios permite que, por ejemplo, uno muy pequeño se dedique a diálogos entre animales, en situaciones muy graciosas, en una tesitura muy alejada de la que se desarrollan los personajes humanos. Se agradece ese detalle de frescura.

Josué R. Álvarez

«Presencia de la ausencia»: desde la oposición al complemento

Presencia de la ausencia (2004) de Santos Paulino Escalante, es una colección de poemas fundamentalmente amorosos pero que hacia el final del libro van tonándose más metafísicos, y como su nombre lo indica, hay en el libro un dejo de tristeza y nostalgia. En efecto, el nombre del poemario, que más o menos encarna su…

Burocracia

¿De quien hablo cuando hablo de ella?, ¿de una orden estricta y perversa?, ¿de una mantícora nunca conversa?, ¿o de un cielo despojado de estrellas? .. Tenaz señora, que nos firma y sella un triste poema sin ritmo que versa de un camino cruel que todo le adversa porque es sin alma y sin epopeya.…